Printfriendly

Featured Posts

viernes, 29 de mayo de 2015

MERMELADA DE NISPERO A LA CANELA

Temporada de nísperos. Temporada de fruta fresca recién cogida del árbol. Pero como casi todo en esta vida, llega un momento en que la fruta recolectada es superior a nuestra capacidad de ingesta, así que...simpre nos queda la opción de crear mermeladas con las que disfrutar de este fruto, efímero y delicioso, durante todo el año.


Ingredientes:
4,5 kg. de nísperos (una vez limpios equivalen a 2 kg. de fruta)
600 ml. de agua. 300+300.
1,7 kg. de azúcar.
Una rama de canela.

Preparación:
Primer paso, tenemos que limpiar los nísperos. Los pelamos y reservamos las pepitas aparte.

Una vez limpios, ponemos a cocer la carne de los nísperos con 300 ml. de agua.

Mientras tanto, en un cazo aparte, ponemos los 300 ml. de agua restantes y lo llevamos a ebullición. Lo dejamos cocer 5 minutos como máximo.
Colamos el agua, desechamos las pepitas y el caldo resultante lo añadimos a la cazuela con los nísperos.
Al realizar esta operación, extraemos la pectina de las pepitas, la cual nos ayudará a dotar a la mermelada de ese toque gelatinoso esencial en una mermelada de calidad.

Añadimos a continuación una rama de canela, y seguimos cociendo a fuego medio durante 45 minutos, removiendo sin parar con una cuchara de madera.

Pasado ese tiempo, retiramos la canela y metemos la batidora hasta triturar los trozos que queden de tamaño un poco grande y conseguir una crema mas o menos uniforme.

A continuación incorporamos el azúcar y llevamos a ebullición.
Bajamos el fuego y dejamos cocer 30 minutos, hasta llegar hasta el punto de gelificación, el cual podemos comprobar con una cuchara de madera, comprobando la textura y el (no) brillo de la mermelada.

Rellenamos los tarros con la mezcla caliente, los cerramos herméticamente y los colocamos sobre una rejilla boca abajo, para conseguir el vacío.

Una vez enfriados ya podemos almacenarlos para uso y disfrute a lo largo del año. Si llegan.



martes, 19 de mayo de 2015

PANECILLOS PARA BOCADILLOS

Y yo sigo con mi nuevo vicio, crear diferentes tipos de pan en casa. Y cocinarlos. Y por supuesto degustarlos. Y saborearlos. Y disfrutarlos. Y devorarlos. Es increíble como algo tan sencillo y humilde como es el pan, sea capaz de crear tantas sensaciones y hacer las delicias de cualquier persona. A todos, a todo el mundo le gusta un buen pan. Por algo será.
Claro, que si tal cual ya está delicioso, en el momento en que lo rellenamos con los mejores ingredientes al gusto de cada comensal, ya alcanza los niveles más altos en cuanto a disfrute en la mesa. 
Salado, dulce...aceptan cualquier relleno, y cualquier hora del dia que escojamos es perfecta para disfrutar de ellos.
Adelante.



Ingredientes para 4 panecillos:
500 grs. de harina de fuerza.
1/2 sobre de levadura de panadero.
50 grs. de mantequilla.
150 ml. de leche entera.
150 ml. de agua.
Una cdta. de azúcar.
Una cdta. de sal.
4 cdtas. de sémola de arroz.

Preparación:
Mezclamos todos los ingredientes excepto la sémola de arroz, en la amasadora hasta obtener una masa lisa y homogénea. 
Engrasamos el fondo de un cuenco, colocamos la bola de masa, tapamos con un paño y la dejamos levar hasta doblar su tamaño. Yo lo pongo una hora en la base del horno a 40º.

Pasado este tiempo, sacamos la bola y las estiramos en forma de cilindro, igualmente liso y homogéneo. Le cortamos en 4 porciones.

Cogemos una cdta. de sémola de arroz por cada porción, la estiramos sobre ella y amasamos esta dándola forma de bola aplanada (de bollo típico, vamos).

Los colocamos en una bandeja de horno y los dejamos reposar hasta que vemos que aumentan de tamaño. Yo lo hago con bandeja y todo en el calientaplatos.

Mientras calentamos el horno con calor superior+inferior a 220º.

Introducimos la bandeja y horneamos 15 minutos.

Sacamos, dejamos enfriar (si podemos resistir la tentación), y ya lo tenemos listo para rellenar al gusto. 

Crujientes y esponjosos a la vez.

Sublimes. 

lunes, 13 de abril de 2015

RAPE ALANGOSTADO

El rape alangostado. Un clasico de los años 70 que por más que lo deseemos nunca pasa de moda, y es que un plato tan rico y sencillo de elaborar, tiene todas las papeletas para seguir entre nosotros y entre nuestro recetario particular, personal y a veces intransferible. 
Pero como hay veces en las que nos apetece compartir alguno de los elementos e incluso secretos de nuestras páginas, hoy os presento mi visión de este clásico, y conseguir así que no se pierda entre las páginas de mi memoria y poder seguir entre nosotros muchas décadas más. 
Y como siempre, disfrutando.


Ingredientes:
Una cola de rape fresco.
Aove.
Sal.
Pimentón dulce.
Para acompañar:
Lechuga.
Salsa rosa.

Preparación:
No pongo cantidades, ya que dependerá del tamaño del rape. Más bien de su cola.
La cola que yo he usado medía 50 cms. una vez limpia. El bicho entero era digno de protagonizar una película de terror acuático...


Cogemos la cola limpia y la quitamos la telilla superficial. La abrimos en dos partes por el centro para quitar el hueso central, y sacamos las dos piezas. 
Para que queden dos rollos de un grosor uniforme, yo quito las puntas y las "aletas", las cuales reservo para usarlas en otra preparación. Rebozadas mismamente, riquísimas, o para una sopa de pescado, etc.

Cada una de las dos piezas, las salamos, untamos con aove, y las embardunamos bien con pimentón dulce.

Las envolvemos en papel de aluminio, bien cerradas para que no haya fugas de jugos. Si es necesario, lo envolvemos dos veces, y cerramos con brida de cocina, bien prieto, para que no se abra.

Mi versión de la receta es hacerla en papillote al horno, en contra de la cocida tradicional.

Precalentamos el horno a 200º, con calor superior+inferior+aire ventilado.

Ponemos los paquetes sobre una bandeja de horno y horneamos durante 20 minutos.

Una vez frio, lo cortamos en rodajas de un cm. de grosor. Con este tamaño salen 12 buenas raciones, de 3 rodajas cada ración.

Presentamos cada ración con una cama de lechuga cortada en juliana y acompañamos con una salsa rosa casera.


martes, 3 de marzo de 2015

PASTA AL HORNO (IMPOSIBLE)

A menudo las mejores ideas surgen de la "necesidad", pero sobre todo de la ausencia de miedos y prejuicios a la hora de meterse en berenjenales. 
De la unión en apariencia imposible e incluso irresponsable de cuantos elementos se nos antoje convertir en un plato a priori arriesgado, pero que como me suele ocurrir en ocasiones, que nos da un resultado digno, muy digno, para repetir. Para repetir muchas veces. Una auténtica delicia. Con mucho color, mucho sabor, jugosa, atractiva, sabrosa e irresistiblemente sorprendente. 
Como para casarse con ella, vamos.


Ingredientes para 4 personas:
200 grs. de macarrones.
1/2 pimiento morrón.
1/2 cebolla grande.
100 grs. de champiñones.
100 grs. de bonito del Norte en aceite.
3 guindillas verdes en vinagre.
75 grs. de maiz dulce.
Un aguacate grande.
200 ml. de nata.
Sal.
Pimienta.
Perejil.
Queso emmental rallado.

Preparación:
Cocemos la pasta al dente, según las indicaciones del fabricante.

Mientras en una cazuela ancha calentamos un chorro de aove y salteamos ligeramente y previamente picado, el pimiento rojo, la cebolla y los champiñones.

Añadimos el bonito en aceite, las guindillas en vinagres troceadas, el maíz, la nata y sazonamos con sal, pimienta y perejil picado.
Lo dejamos cocer todo junto unos minutos, hasta ver que queda unido de forma homogenea.

Añadimos la pasta ya cocida, y el aguacate, pelado y troceado (...)

Mezclamos bien. Untamos una fuente de horno con mantequilla y ponemos en ella la mezcla completa.

Precalentamos el horno a 210º, calor superior+inferior.

Cubrimos la superficie con emmental rallado y horneamos a 210º unos 15 minutos.

Y a disfrutar. Mucho.



 

CADENAS DE PREMIOS - ESTE BLOG NO PARTICIPA

Por falta de tiempo, este blog no participa. Aún así gracias.

Sample text

Sample Text

Social Icons

Ads 468x60px

Blogger templates

Recetas de cocina